Inicio Desarrollo de carrera Lidiar con los prejuicios inconscientes en el lugar de trabajo

Lidiar con los prejuicios inconscientes en el lugar de trabajo

31
0

Desafortunadamente, el sesgo inconsciente es inevitable.

Ya sea que nos demos cuenta o no, algunos de los estereotipos y preconcepciones que tenemos influyen en nuestras decisiones a diario. Tanto a nivel personal como profesional. Pero, ¿cómo se pueden detectar los prejuicios inconscientes en el trabajo? ¿Y qué puede hacer si siente que estos puntos de vista están frenando su carrera?

Aquí hay más información sobre los prejuicios inconscientes y nuestros principales consejos sobre cómo lidiar con ellos en el lugar de trabajo:

¿Qué es el sesgo inconsciente?

El sesgo inconsciente (también conocido como sesgo implícito) es cuando nos formamos opiniones sobre las personas en función de nuestras ideas preconcebidas o estereotipos sociales.

Como sugiere el nombre, estos se forman a menudo sin que nos demos cuenta. Lo que significa que podrían basarse en nuestras experiencias anteriores, nuestra educación o una serie de otros factores. De hecho, los estudios han demostrado que aprendemos nuestros sesgos entre los cinco y los siete años.

Sin embargo, pueden afectar nuestras interacciones con ciertas personas o grupos de personas, ya sea en el trabajo o simplemente en nuestras vidas en general.

Tipos de sesgo inconsciente

Hay muchas formas diferentes en que nuestras ideas preconcebidas podrían desarrollarse a diario. Algunos de los principales tipos de sesgos inconscientes se identifican generalmente como:

Sesgo de afinidad – Mostrar preferencia por personas que son similares a nosotros, de alguna manera (por ejemplo, edad, raza, intereses compartidos, etc.)

Sesgo de belleza – Favorecer a las personas que nos sentimos físicamente atractivas o tomar decisiones sobre las personas en función de su apariencia.

Sesgo de confirmación – Formar opiniones sobre las personas que confirmen nuestras creencias sobre ellas. En otras palabras, si ya hemos tomado una decisión acerca de alguien, solo tomaremos información a bordo si coincide con esa idea.

Los prejuicios de género – Tratar a alguien de manera diferente en función de su género.

El efecto halo o el efecto cuernos– El efecto halo es donde solo elegimos ver a alguien con una luz positiva, porque nos gusta como persona. El efecto de los cuernos es completamente opuesto a esto, lo que significa que siempre los veremos de manera negativa, simplemente porque no nos gustan.

Esta no es de ninguna manera una lista exhaustiva, y hay una variedad de otros ejemplos de sesgo inconsciente que pueden no encajar en esta lista, que aún podría ver a diario.

Ejemplos de sesgos inconscientes

Hay muchos ejemplos de prejuicios inconscientes, tanto positivos como negativos.

Algunos ejemplos comunes de prejuicio inconsciente que puede ver en el lugar de trabajo incluyen, entre otros:

  • Alguien que es ignorado para una promoción basada en su edad, raza, religión, orientación sexual, discapacidad o género (en lugar de por cualquier motivo laboral)
  • Socializar solo con personas que comparten características similares a las tuyas
  • No contratar a alguien porque tenga un tatuaje o piercings en el cuerpo (incluso si esto no afectará su función)
  • Elegir contratar a alguien porque te atrae
  • Dar más valor a la opinión de alguien porque es un amigo
  • No incluir personas en una reunión porque no le agradan a nivel personal
  • No invitar a alguien a un evento social o de formación de equipos porque le preocupa que una discapacidad no le permita participar.

Entrenamiento de sesgos inconscientes

El sesgo inconsciente a menudo no es intencional. Sin embargo, eso no significa que no se pueda trabajar en ello.

Asumir la responsabilidad de nuestros prejuicios inconscientes es un gran primer paso para ayudarnos a superarlos. Es por eso que la capacitación en esta área puede ser una herramienta increíblemente útil.

Muchas empresas ofrecen esto como parte de su programa de formación interna, pero hay una serie de cursos de sesgo inconsciente para ayudarlo a trabajar en el área de forma independiente.

Lidiar con prejuicios inconscientes en el trabajo

Nuestros prejuicios inconscientes pueden tener un gran impacto cuando se trata de decisiones que se toman en el lugar de trabajo. Incluso si no necesariamente nos involucran.

Para ayudarlo a mitigar cualquier problema potencial, estos son algunos de nuestros principales consejos para lidiar con los prejuicios inconscientes en el trabajo:

Da un paso atrás – En primer lugar, siempre es importante no tomar decisiones instintivas. Piense objetivamente sobre un incidente que crea que implica un sesgo inconsciente y reúna cualquier evidencia que pueda necesitar para llevar el tema más lejos. Además, trate de pensar si este incidente podría ser una manifestación de sus propios prejuicios (como el efecto Cuernos), que pueden estar nublando su juicio.

Habla con otros miembros del equipo. – Si todavía tiene inquietudes, a veces ayuda acercarse a un miembro cercano del equipo (o tal vez a su gerente de línea) para discutir el problema con más detalle. Aunque no siempre será posible, es posible que ellos mismos tengan preocupaciones similares, lo que podría ayudar a procesar sus pensamientos. O pueden ayudar a explicar la situación de manera más objetiva, lo que podría ayudar a agregar contexto a lo que sucedió.

Acércate a tu equipo de recursos humanos – Su equipo de recursos humanos es un gran recurso cuando se trata de sesgos inconscientes. Podrán ayudarlo a explicarle los posibles pasos siguientes en un entorno tranquilo y confidencial. O simplemente proporcione una caja de resonancia si no está muy seguro de si la situación amerita algo más formal.

Habla con la persona involucrada – Una de las principales conclusiones del sesgo inconsciente es que muchos de nosotros ni siquiera nos daremos cuenta de que lo estamos haciendo. Si ha habido un caso que pueda haberlo molestado, intente hablar con la persona involucrada para hacerle saber cómo se siente. Esto podría contribuir en gran medida a garantizar que no suceda un incidente similar en el futuro.

¿Qué deberían hacer las empresas para lidiar con los prejuicios inconscientes?

Hay muchas formas en que las empresas pueden ayudar a protegerse contra los efectos negativos asociados con el sesgo inconsciente.

Las formas en que las empresas podrían ayudar incluyen:

  • Ofreciendo capacitación sobre sesgos inconscientes a todos sus empleados.
  • Adoptar ideas de «reclutamiento ciego», como no mirar los nombres en los CV antes de leerlos
  • Escribir anuncios de empleo neutrales al género (o usar decodificadores para ver cómo se comparan sus propios anuncios)
  • Basar las decisiones de contratación en datos, en lugar de opiniones personales
  • Emplear una fuerza laboral más diversa, a través de diversas preselecciones
  • Señale información para ayudar a combatir las ideas preconcebidas de las personas, así como aspectos como la política de igualdad y diversidad de su empresa

¿Listo para encontrar tu nuevo comienzo? Ver todos los trabajos disponibles ahora.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here